ARGENTINA / Madre de todas las batallas / Escribe: Raúl Dellatorre






El Banco Central alcanzó el curioso record de 80 mil sumarios “en curso” acumulados; es decir, iniciados por alguna irregularidad detectada pero que no llegaron a resolverse a través de una sanción al responsable inculpado. Muchos de esos sumarios tienen origen en irregularidades detectadas en el mercado cambiario. Semejante cúmulo de causas atascadas tiene origen en un “cortocircuito” entre dos áreas de la entidad, según interpretan los nuevos responsables de la autoridad monetaria que asumieron esta semana: la responsable del monitoreo y control del mercado cambiario, y la que debe ejecutar las acciones para sancionar las faltas. La primera, la que generó las denuncias, es la Gerencia de Exterior y Cambios del banco, hasta la última semana a cargo del funcionario de carrera Jorge Rodríguez. La otra, contra la que chocaban las causas y se quedaban embotelladas, es la Gerencia de Asuntos Contenciosos. El nuevo titular de la autoridad monetaria, Alejandro Vanoli, emitió su propia evaluación sobre el conflicto al ascender a Rodríguez al cargo de gerente general de la institución, quien desde ese cargo deberá encontrar la forma de resolver el cortocircuito. Un dato no menor: entre esas miles de causas o sumarios que siguen “en curso” y sin ejecución, hay muchas referidas a grandes exportadores y petroleras, por operaciones irregulares en el mercado único de cambios que involucran cifras varias veces millonarias.


No son sólo exportadores los que están en la mira. Varios recordaron entre el viernes y ayer, cuando se conoció el nombramiento de Jorge Rodríguez, que en un reciente discurso la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, había aludido a una cifra de 8000 millones de dólares que habrían recibido los importadores a través del mercado único de cambios (el oficial), contra la declaración de compras al exterior que nunca se realizaron, irregularidad que no habría sido sancionada ni corregida (a través de la devolución de las divisas, por ejemplo). Otros, conocedores del funcionamiento interno del Banco Central, apuntan que “la aplicación del régimen penal para operaciones cambiarias es la pieza más débil en la administración del Banco Central, pero desde hace ya tiempo”.

Esa falencia se hizo más evidente en los últimos años, por un lado, por la dinámica que adquirió el mercado cambiario a raíz de su centralidad en la política económica, cuando la disponibilidad de divisas pasó a ser un problema. Los distintos mecanismos de control y administración de divisas implementados por las autoridades oficiales, desde 2011 en adelante, se vieron jaqueados por operadores formales (exportadores e importadores, entidades financieras, operadores en el sistema financiero internacional) que lograban “saltar la valla” de los controles, generando un desbalance en el conjunto de la economía. Pero, por otro lado, esta nueva situación quedó más expuesta por el cortocircuito interno entre dos áreas del Banco Central: la Gerencia de Exterior y Cambios, de un lado, y la de Asuntos Contenciosos, del otro.


“La tarea de monitoreo y control de operaciones cambiarias funcionó razonablemente bien estos años, con una base de datos bien administrada y arrojando como resultado una serie importante de irregularidades detectadas, todas relacionadas con la compra y venta de divisas en el mercado único, en su gran mayoría con la responsabilidad de grandes operadores”, señala una fuente del sector técnico del Banco Central. “El problema surgía cuando los sumarios iban llegar a Contencioso; ahí parecía que se congelaba todo”, agregó la misma fuente. En otro plano, más cercano a los ámbitos de decisión política, se apuntó que el conflicto no es nuevo, “es un problema histórico del Banco entre esas áreas, porque la entidad no está preparada para investigar y sancionar, aunque la Ley Penal Cambiaria, la 19.359 del año 1971, le asigna a la entidad esa responsabilidad”.

En el círculo más cercano al nuevo titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, se analiza la posibilidad de trabajar en una modificación de esa norma, a la cual consideran “superada por la realidad” y que, en la práctica, “funciona como una limitación” al ejercicio del control y regulación. Sin embargo, no sería ese paso el más urgente, ni por lo tanto el más inmediato. En la estrategia a desarrollar por el flamante jefe de la autoridad monetaria se impondría, en cambio, la idea de hacer uso de las atribuciones y capacidades que tiene el BCRA y que, se interpreta, no se han utilizado a pleno. “Estamos avanzando hacia un escenario más robustecido en el rol regulatorio del Estado sobre la política crediticia y las finanzas”, es el mensaje que asumen como consigna los nuevos responsables del área. Hay conciencia de que la batalla sobre la que estarán puestos todos los ojos será, en lo inmediato, la de la pulseada cambiaria. En ese sentido, reafirman la decisión de generar herramientas de investigación sobre las irregularidades en ese mercado, que permitan la persecución y el castigo a los delitos en torno de los mercados marginales: “blue”, “contado con liqui”, “dólar Bolsa” y otras variantes más recientes de evasión. En tal sentido, ya se anotó en la cuenta que avanzar en ese plano supondrá chocar con grupos económicos muy poderosos, que aparecerían involucrados en tales investigaciones. “A eso vinimos”, responden ante la consulta.


“Hay conciencia sobre las fallas cometidas, sobre las debilidades que tenía el anterior esquema del Banco. La designación de Jorge Rodríguez en la gerencia general es una señal muy fuerte para adentro de la entidad, marcando el camino hacia donde se orienta esta conducción”, sostuvo una fuente política con conocimiento de los pasillos de la entidad. Por afuera del BCRA será fundamental hacer valer el fuerte apoyo político de la nueva conducción y la buena coordinación que se espera lograr con otras áreas de control de ilícitos (AFIP, UIF, Procelac) y con el Ministerio de Economía.

(Diario Página 12, domingo 5 de octubre de 2014)

ARGENTINA / “No puede haber un poder omnímodo” / Escribe: Martín Granovsky






Ex rector de la Universidad de General Sarmiento, con una licenciatura en Ciencia Política en Rosario y un doctorado en la Universidad de San Pablo, Eduardo Rinesi, rosarino de 50 años, es el representante del sistema universitario en el directorio de la Administración Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). Fue uno de los organizadores del encuentro “Medios y democracia”, que montaron en la ex ESMA durante el jueves y el viernes la Afsca, el Consejo Interuniversitario Nacional y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, en este caso a través de su directora académica, Fernanda Saforcada.


Profesor universitario en materias de Teoría y de Filosofía Política y de Sociología en el Colegio Nacional de Buenos Aires, Rinesi dice estar “muy contento con la experiencia en una universidad joven como la de General Sarmiento” y se niega a hablar de sus estudiantes con la compasión de un conservador. “Es cierto que en general son los primeros estudiantes universitarios de su familia, como ocurre con otras universidades del conurbano, pero a veces el tono en que se dice eso me irrita. Es como si se negara que la enorme mayoría son estudiantes extraordinarios, unos tipos increíbles y radicalmente iguales a los de cualquier otra universidad del país.”

–¿Un ex rector tiene una misión específica cuando llega al directorio de la Afsca? ¿Algo así como un objetivo personal y otro institucional?
–Desde el punto funcional todos los directores hacemos lo mismo. Pero a mí, además, me corresponde acercar la voz de las universidades públicas, que hoy además es una voz muy activa y se asocia a una trayectoria anterior en la que las universidades tuvieron y tienen un papel decisivo.

–¿Cuál es la relación de las universidades con la comunicación?
–La primera relación y más clásica viene de que forman en sus carreras de comunicación a una parte importante de los profesionales. Es parte de la responsabilidad y del compromiso público de las universidades como garantes del derecho a la universidad, sobre todo si uno entiende ese derecho no solo como un derecho de los individuos sino, en primer lugar, como un derecho del pueblo. El pueblo tiene derecho a apropiarse de las investigaciones que hace la universidad. Que el pueblo cuente con la mejor comunicación posible significa que disponga de los debates más informados, profundos y pertinentes. En ese tipo de cruces se yuxtaponen el derecho del pueblo a la universidad con el derecho del pueblo a la comunicación. En segundo lugar hay un importante papel de las universidades, que es el de investigar el mundo de la comunicación, en el sentido más amplio posible. Y en tercer lugar la universidad debe pensar al sistema universitario y a cada una de las universidades como un actor del propio sistema de medios. Las universidades argentinas tienen desde hace muchas décadas radios de excelente calidad. La radio de la Universidad de La Plata es una de las más antiguas del mundo. Los medios universitarios también cumplen el papel de acercar el conocimiento a un público amplio y contribuyen a la tarea de articular la universidad con lo que se llama hoy el territorio. Son ámbitos importantes sobre todo para una universidad que se quiere democrática y diversa.

–Además de las radios, está fortaleciéndose la presencia televisiva de las universidades.
–Las radios están asociadas en una red. Es un buen modelo para la televisión. Unas cuantas universidades tienen canales televisivos en el aire y varias están recorriendo el camino de manera individual o en consorcios para sumar esfuerzos. En ese sentido es importante la reglamentación del artículo 93 de la LSCA, con el pasaje de la transmisión analógica a la digital, y la incorporación de señales nuevas que, en función de la disponibilidad, serán asignadas a las universidades para empezar a transmitir televisión. Esta tercera tarea de producción de contenidos se complementa con la formativa y la investigativa. Hay mucho trabajo en red y me propongo contribuir a su afirmación y a su despliegue.

–Más allá del conflicto por la adecuación del Grupo Clarín, ¿qué avances permitió la vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en cinco años de vigencia?
–Hay efectos visibles. Por un lado, como resultado práctico, concreto y efectivo, la aparición de una cantidad de nuevas voces, de voces diferentes y plurales, que se miden en cantidad de habilitaciones, de licencias... Son voces nuevas que generan nuevos públicos y nuevas formas de vincularse con las comunidades. Eso no hubiera sido posible sin la LSCA, si se mira por ejemplo el hecho de la asignación de nuevas frecuencias de radio. Es una novedad importante para partidos, provincias y municipios. Es también una forma de generar nuevos puestos de trabajo, nuevas audiencias y nuevos modos de comunicación. Se suma a la muy activa política pública de fomento de nuevas voces y de inversión de importantes cantidades de dinero para que esas voces puedan ser audibles. Damián Loreti reivindica siempre todos los costados de la libertad de expresión. Uno de ellos es que un individuo no puede ser sometido a cachiporrazos por lo que piensa. Ese es un punto de partida necesario y que siempre habrá que defender. Pero Loreti dice que a la vez es necesario que al lado nuestro no haya alguien que grite tan fuerte que haga inaudibles otras voces. Y no habrá libertad plena sin generar las condiciones y los recursos materiales para que esa voz se haga audible. Me remito a lo que conozco más: las universidades. El Estado nacional invirtió recursos en la compra de tecnologías complejas para canales, que son costosos. El Ministerio de Educación asignó presupuesto. Son inversiones significativas. Y se trata de formas de generar las condiciones materiales para garantizar la libertad de expresión. Otro resultado palpable de la LSCA, aunque sea menos material, es la conceptualización de la comunicación que propone.


–¿Cuál es?
–Como un bien público, un derecho humano universal y una responsabilidad del Estado. Eso abre ahora un horizonte de nuevos desafíos. Decir que algo es un derecho humano equivale a decirle al Estado que garantice su vigencia. Es un derecho de cumplimiento exigible. Lo comparo con el derecho a la educación. Los resultados deben ser recuperados por ese pueblo. Un espacio público con más voces y menos restricciones mejora el espacio público y es una ganancia para el pueblo entendido como sujeto colectivo.

–El tema del encuentro a cinco años de la sanción definitiva de la LSCA fue “Medios y democracia”. Funcionarios y expertos hablaron de medios y política, de política en los medios, de cuánto influyen o definen los grandes medios de comunicación...
–Son todos temas que fueron y siguen siendo objeto de mucha investigación y reflexión en el mundo universitario latinoamericano. Recuerdo mis años de trabajo con Oscar Landi. Oscar pensó estos asuntos con mucha imaginación teórica y una cabeza formada en las grandes discusiones de la filosofía y la filosofía política. Trató de pensar el lugar que iban adquiriendo los medios en la escena pública. Analizó las retóricas que aparecían. Eso no se construye según formas invariables. Van cambiando. Oscar siempre señalaba que la sociedad argentina se había vuelto mediática y televisiva durante los años de la dictadura, y sobre todo desde el 1978, por el color y por el Mundial. Pero decía que después de 1982 los argentinos empezaron a la televisión como cómplice de la versión oficial de la guerra de las Malvinas. Al final de la dictadura y en los primeros años de democracia la ciudadanía argentina miraba mucha televisión. Era una especie de altoparlante de lo que decían los políticos. Pero los políticos, sin embargo, hablaban en los lugares clásicos de la política. Uno se acuerda del primer Alfonsín en los balcones de la Casa Rosada o del Cabildo y en actos callejeros. Cuatro años después, durante el domingo de la Semana Santa de 1987, la relación entre política y televisión se invirtió. La gente le empezó a creer menos a la política en la medida en que una de las grandes expresiones de la lengua política manifiestamente juró no haber pactado con los militares levantiscos y la Ley de Obediencia Debida demostró luego que ese juramento era falso. Landi siempre recordaba que durante la campaña electoral Alfonsín había denunciado un pacto sindical-militar. No importa si exactamente ese pacto se había celebrado. Sostenía Oscar que Alfonsín resultó verosímil al enunciarlo.

–Desde ese mismo punto de vista, uno podría pensar que en Semana Santa tampoco hubo pacto, pero que la sanción y la promulgación de la Ley de Obediencia Debida hicieron inverosímil pensar que no hubiera existido un pacto con los carapintada.
–El hecho es que desde el ’87 la política deja de estar en el centro del ring y la televisión se convierte en la escena privilegiada de la escena política. Eso dura hasta terminar el ciclo menemista en el 2001. En esa etapa los políticos empezaban a hacer cola para ir a la televisión. Y actuaron en consecuencia. Hasta se acostumbraron a la retórica de frases cortas. Cada lugar tiene y pone sus reglas. Pero eso tampoco duró para siempre. En el 2003 encontró un punto de inflexión interesante. Los presidentes no fueron al programa de Tinelli y repusieron una escena casi clásica: el presidente hablando desde el escritorio, con un edecán al costado, y la televisión transmitiendo ese acto. Eso forma parte y hace sistema. Concede menos a la lógica, la estética y la retórica, y también a la ideología, que viene de los medios. En el camino, durante tantos años y con acento en la era menemista, los medios se convirtieron en actores con un poder como antes no habían tenido. Con niveles de concentración nunca antes verificados. Por ese conjunto de elementos tenemos una situación de tensión o de enfrentamiento entre lógicas. El panorama se enriquece al ver que hoy la política se hace con más cuerpos en las calles o en las canchas de fútbol, o en la vida intensa de Plaza de Mayo. No sólo la televisión construye un escenario.


–Y los grandes medios, ¿qué definen y qué no?
–Es evidente que ni siquiera unos medios muy poderosos y concentrados, con audiencias construidas y códigos estéticos de comunicación establecidos con esas audiencias, pueden manipular al punto de instalar todos los temas de la agenda, definir las respuestas y determinar las opiniones electorales. Los enormes y poderosísimos medios brasileños no impidieron que el PT ganara una elección tras otra en 2002, 2006 y 2010. El kirchnerismo pudo sobrevivir no a tres sino a cientos de tapas de Clarín. Pero eso no quiere decir que no tengan capacidades importantes. Quizás no te puedan decir qué pensar pero sí sobre qué temas hay que pensar. Estamos todos discutiendo sobre problemas cuya importante “objetiva” es decreciente.

–¿Por ejemplo?
–La cuestión de la seguridad o la inseguridad, cuando la verdad es que algunas cifras de delito bajan.

–Y la mayoría de los homicidios son cometidos no por ladrones sino por familiares o vecinos de las víctimas.
–Sí. Por eso el Estado tiene que resguardar la pluralidad de voces. Cada uno trata de incidir sobre su audiencia como cada uno de nosotros busca incidir sobre el otro al tomar un café. Lo que no puede ser es que el poder de ese grupo de ideas se vuelva omnímodo. No puede haber un poder omnímodo. Si eso ocurre, en beneficio de la democracia ese poder debe ser limitado y circunscripto. Ese es el espíritu general de la LSCA. Se aplica a todos los grupos para que no haya voces excesivamente hipertrofiadas o tan poderosas que vuelvan a otras inaudibles, o que les generen a otras una estructura de costos tal que les impida desenvolverse.

(Diario Página 12, domingo 12 de octubre de 2014)

ARGENTINA / Defensa / Escribe: Alfredo Zaiat






Las crisis de los ’90 que sumaron 134 recesiones y profundos desequilibrios financieros y cambiarios en 87 países emergentes, según un estudio de una comisión investigadora del Congreso de Estados Unidos sobre el FMI, entregaron un aprendizaje esencial para América latina y Asia, los dos continentes donde se concentraron esas debacles. La lección fue que sumar dólares en cantidad en la banca central es la estrategia financiera contracíclica más firme. De ese modo esos países fueron construyendo un dique defensivo frente a shocks externos. Defensa que fue probada con éxito ante diferentes sacudidas, en especial la crisis que estalló con epicentro en las potencias mundiales. La política de acumulación de reservas ha sido un sendero transitado por los países en desarrollo y potencias emergentes. Para la Argentina, tuvo además una relevancia particular. En varias ocasiones desde 2007 ha servido para desalentar y neutralizar maniobras especulativas en la plaza cambiaria reduciendo la incertidumbre de los agentes económicos. Conociendo las traumáticas experiencias de décadas pasadas y la tendencia a la dolarización de los excedentes, preservar un nivel suficiente de reservas se termina convirtiendo en un objetivo fundamental, ya no sólo económico-financiero sino también de estabilidad política.


El actual stock de reservas del Banco Central sigue siendo elevado y suficiente para hacer frente a los compromisos de deuda de éste y el próximo año, además habrá ingresos por líneas acordadas con China y otras vías de financiamiento externo, a lo que se sumará el saldo positivo de la balanza comercial. Pero es evidente que esa trinchera defensiva ha estado bajo ataque constante en los últimos siete años, y el éxito para seguir resistiéndolos se encuentra en mantener la fortaleza de las reservas. Por diferentes canales a lo largo de ese período ha recibido embestidas que disminuyeron su capacidad de intervención: la fuga de capitales, la morosidad para la liquidación de dólares de exportación, la retención de la cosecha de soja en silobolsas, el adelantamiento de importaciones. Esas presiones no aflojarán ya sea por motivaciones financieras o políticas, como se ha podido verificar en estos años y más aún ahora que se está por ingresar en el último del gobierno de CFK.

La acumulación de reservas en las bancas centrales facilita la administración del tipo de cambio, ofrece un seguro frente a corridas cambiarias y modificaciones súbitas en los flujos de capitales, reduce la vulnerabilidad externa, permite contar con un prestamista de última instancia en moneda extranjera propio y disuade presiones devaluatorias y ataques especulativos.

El incremento de reservas internacionales fue de 227 por ciento en el lapso 2003-2011, hasta alcanzar un máximo de 52.618 millones de dólares en enero, comenzando en ese mes una furiosa fuga de capitales apostando a una brusca devaluación luego de las elecciones de octubre, que ganó CFK. Las iniciativas del Gobierno de detener esa sangría disponiendo un nuevo régimen de administración y control de acceso a la moneda extranjera y a la vez de destinar una porción de las reservas para pagar deuda externa rompieron con el mandato de la ortodoxia de que esos dólares debían ser usados sólo para financiar la fuga de capitales.


Durante el kirchnerismo se ha pagado deuda externa privada con superávit fiscal hasta 2008, cuando había alcanzado casi los 3,0 puntos del PBI, y luego con reservas. El saldo positivo de las cuentas públicas empezó a reducirse desde el año siguiente por la decisión del Gobierno de mantener una política expansiva para proteger a la economía de los impactos negativos de la crisis internacional. La utilización de reservas para pagar vencimientos de deuda liberó entonces recursos fiscales para sostener el nivel de actividad económica. De esa forma eludió el ajuste postulado por la ortodoxia y heterodoxia conservadoras, y a la vez no convalidó la refinanciación de vencimientos a tasas de interés elevadas.

Existen diferentes etapas en los procesos económicos y esos momentos requieren de políticas específicas para abordarlos. Esas fases también son distintas por la situación relativa en que se encuentran variables claves. Cuando el nivel de deuda es asfixiante, al representar el 166 por ciento del PBI, el default, el posterior canje y el desendeudamiento, primero con el saldo positivo de las cuentas públicas y luego con reservas del BCRA, constituye la estrategia adecuada para ampliar los estrechos márgenes de autonomía de la política económica. En cambio, después de transitar ese inmenso esfuerzo social para aflojar las condicionalidades del mundo financiero, que permitió disminuir la deuda al 44 por ciento del PBI (apenas el 9 por ciento en dólares con el sector privado), la situación es muy diferente, en términos favorables.

La cuestión central no pasa por estar o no en los mercados de deuda, sino en cómo estar. Ningún país cancela deuda en términos netos con el sector privado en forma permanente, hasta extinguirla. La virtuosa política de desendeudamiento deja el terreno despejado para un futuro gobierno amigable con el mercado financiero, que entusiasma a banqueros y a referentes económicos de candidatos a presidente que adelantan que sobrarán dólares a partir de 2016 o que estiman que la Argentina se podrá endeudar hasta en 50 mil millones de dólares en los cuatro años del próximo gobierno.


El actual contexto cambiario induce hoy a captar dólares del mercado de capitales a través de la colocación de bonos para ordenar la plaza cambiaria, con el objetivo de preservar la estabilidad económica y el empleo. El desendeudamiento con el sector privado utilizando reservas del Banco Central hoy es una restricción si el objetivo es recuperar el control del mercado cambiario y evitar otros cimbronazos en la paridad luego del despido de Juan Carlos Fábrega. Al respecto, pese a la oposición del ministro de Economía, el ahora ex titular del BCRA cometió el error de subir la paridad oficial siete centavos hasta 8,40 pesos el jueves 21 de agosto, alentando las expectativas de devaluación y, por lo tanto, impulsando la cotización del blue, que subió ese día a 14 pesos, provocando la segunda corrida del año.

La eventual colocación de deuda en el mercado no sería para cubrir gastos corrientes (década del ’80) o desequilibrios externos (’90) ni incrementaría la deuda en forma neta, sino que sería para refinanciar vencimientos con el objetivo de aliviar las presiones financieras y políticas sobre las reservas.

El equipo económico de Kicillof ha encarado con éxito la tarea de cerrar conflictos en el frente externo mejorando la relación con el FMI al presentar un nuevo índice de precios de alcance nacional sin cuestionamientos técnicos, definiendo el monto de la indemnización por la expropiación del paquete mayoritario de Repsol, culminando con el prolongado default con el Club de París, y cumpliendo con los juicios perdidos en el Ciadi. El estallido del conflicto con los fondos buitre por la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de lavarse las manos con el caso interrumpió esa estrategia. Subidos al show semanal de audiencias del juez Thomas Griesa y a la campaña de acoso y desinformación del lobby buitre, grupos financieros y exportadores locales retomaron el ataque sobre las reservas y el mercado cambiario vía el blue y el contado con liqui. La cotización marginal subiendo hasta casi 16 pesos es el dólar buitre.

Hasta esta nueva corrida, la brecha cambiaria había descendido al 27 por ciento y el Banco Central iba acumulando reservas con una liquidación constante de dólares de exportación, a lo que se le sumaban las alianzas estratégicas con dos de las potencias de los Brics (China y Rusia) acompañadas de financiamiento externo. La pelea con los fondos buitre junto a los desaciertos de Fábrega en el manejo del mercado fueron el disparador de otra corrida cambiaria. Para volver a alinear las variables financieras y cambiarias, hay que conseguir más dólares, pero mientras tanto en el equipo económico están convencidos de que deben evitar que banqueros y cambistas marquen el ritmo del mercado. El relevo de la conducción del Banco Central fue el primer paso.

(Diario Página 12, domingo 5 de octubre de 2014)

ARGENTINA / Fotos para preservar la memoria / Escribe: Alejandra Dandan






Dijo que había traído unas fotos. Uno de los jueces, como acostumbrado a esos tesoros que se van develando en los juicios, se apuró, para acompañarlo. “¿Las tiene ahí? –preguntó, animándolo– ¿Tiene las fotos? ¿Quiere mostrarlas?” En la sala, bien atrás, donde empieza la línea del público, una señora, Teté, de rodete muy bien peinado, dijo algo, como si el otro pudiese escuchar, como si fuese un tema del que cada uno de los que están ahí pudiera contar algo.”¡Lo que debe haber guardado esas fotos! –suspiró, encantada– ¡Pero mirá vos!” Y miró a uno y otro lado. Público casi no había. Miró atrás. Alguien escuchó. También los pocos de adelante. Una Madre de Plaza de Mayo, pañuelo blanco, uno de los integrantes de la iglesia Santa Cruz. Muchos de los de siempre, sentados, como en las celebraciones de una comunidad, en una misa. “¡Esos papeles!”, volvió a decir la mujer. “¡Seguro los ha guardado durante cuánto tiempo! Y mirá...”, dijo por fin, cuando las imágenes en blanco y negro de Lelia Margarita Bicocca, que su hermano Jorge llevó al juicio oral por los crímenes de la Escuela de Mecánica de la Armada, empezaron a proyectarse en la pantalla. “Mirá esa mantilla que tiene puesta, debe de estar en la misa”, agregó la mujer.


Lelia Bicocca tenía 42 años cuando la secuestraron. Militaba en el PRT-ERP y formaba parte de la Asociación Cristiana de Jóvenes de San Martín. Jorge Bicocca guardó esas fotos durante años y declaró el jueves frente a los jueces del Tribunal Oral Federal No 5 a cargo del juicio oral por las violaciones a los derechos humanos en la Escuela de Mecánica de la Armada.

Lelia en las fotos viste de blanco y negro. En la primera está con un chico del barrio, él de pantalones cortos. En la segunda, tiene la mantilla en el pelo; en la siguiente habla con el cura local.

“Yo soy el único que quedó para dirigenciar todo lo que se pudo hacer para llegar a este momento”, dijo Jorge, pelo blanco, entregado. Preguntaron qué hacía su hermana. “Aparte de hacerles bien a todos –dijo– tenía un pequeño negocio de librería.” Contó también que militaba políticamente como su padre, “que era demócrata progresista, no era ningún pecado trabajar para una idea”.

–¿Algún vínculo con la Iglesia? –preguntó uno de los abogados, sobre uno de los datos más importantes de la causa. Lelia, que era San Martín y del PRT-ERP, estuvo en la ESMA, cuando la mayor parte de los integrantes de esa organización pasó por Campo de Mayo. En la ESMA dos sobrevivientes hablaron de una “catequista de San Martín”. Se cree que en ese espacio de curas se haya vinculado con Montoneros o la JP.


Jorge habló de la filiación con la Asociación Cristiana de Jóvenes, de “la cual tengo fotos acá”, insistió. “Ella trabajaba en la Iglesia y daba catecismo en mi casa. Les enseñaba a los chicos qué era eso.”

El hermano, ahora grande, lloró. En la cuarta foto se ve un bautismo. “El bebé que está presente en esa foto –dijo–, está acá en la sala; es uno de mis hijos cuando fue bautizado.”

A Lelia se la llevaron el 31 de mayo de 1977 de la casa de sus padres. Jorge vivía a dos cuadras. Tomó aire cuando su relato llegó a ese momento. “No puedo evitar estar así cuando llegó a este punto, pero ya me voy a reponer”, dijo. “Entran a la una de la mañana. Entran a la casa, mi padre abre la puerta, suben y van diciendo que venían a detener a Lelia Bicocca, que no le iba a pasar nada. Que luego la iban a devolver a su domicilio. En esa época nadie sabía. No se sabía. No trascendía que estos señores se llevaban a las personas, las mataban y las desaparecían.”

Los padres de Jorge corrieron las dos cuadras hasta su casa. Luego a la Regional de San Martín. Esa noche había cola en la calle porque se habían llevado a “un montón de gente”. Al otro día buscaron en otros lugares: “Salimos a buscar el paradero de mi hermana porque ¡no creíamos lo que era el Estado, la Justicia, secuestraba a la gente!”


Mandaron cartas documento “con retorno” al Primer Cuerpo del Ejército; a Guillermo “Pajarito” Suárez Mason, a Albano Harguindeguy, a la Escuela de Caballería. “Yo tengo todas las constancias en una carpeta y volvían las cartas diciendo que no tenían conocimiento de nada.”

Jorge estuvo en Campo de Mayo convencido intuitivamente de que su hermana estaba ahí. Lo echaron. Pasado el tiempo, muchos de los sobrevivientes de la ESMA que vieron a Lelia en el centro clandestino dijeron que la catequista, “flaquita y nerviosa”, había estado antes en Campo de Mayo. La vio Ana María Martí, también Lila Pastoriza, entre otros, además de una pareja de sobrevivientes. Uno de ellos, Ricardo Camuña, dejó en la instrucción de la causa unas fotocopias de dibujos y escritos realizados por Lelia en servilletas de papel. Contó que la catequista, a quien conocían como Haydée, había ayudado a su compañera Beatriz Mercedes Luna. Les conseguía lápices, hilo y otros elementos.

(Diario Página 12, domingo 12 de octubre de 2014)

HISTORIA / …de amor en Melincué (segunda parte) / Escribe: Hugo Presman






(viene de la edición de ayer)

Según coinciden los testimonios de las cuatro sobrevivientes de la causa que declararon hasta ahora, las mujeres de la UP1 (Unidad 1 del Servicio Penitenciario Provincial, Barrio San Martín, Córdoba), parían esposadas a la cama, los ojos vendados, como Marta González de Baronetto; a quien fusilaron el 11 de octubre de 1976 y habían torturado poco después de dar a luz.

-Mientras la picaneaban- afirmó su esposo y ex detenido- le hacían tocar unos dedos.

Le decían que eran de la manito que le habían cortado al bebé apenas nacido...

Stella y Gloria Di Rienzo (actualmente licenciada en historia) vieron como torturaban al médico René Mourkarzel, a quien estaquearon hasta la muerte.

( Gustavo Adolfo) Alsina me dijo que eso pasaría con nosotros.

Yo no lloré porque sabía que si lo hacía, me podían matar, recordó Grafeuille.

-Yo vi cómo se llevaban a Marta Rosetti de Arquiola- declaró Gloria- Cuando iba por la mitad del patio, y aunque ella sabía que la iban a matar, volteó la cabeza y se sonrió.


Le dio fuerzas para resistir

Las mujeres de la UP1 se cantaban de celda a celda para darse ánimo el poema de Juan Goytisolo Palabras para Julia : Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja/ como un aullido interminable/interminable/ Nunca te quedes ni te apartes/ junto al camino nunca digas/ no puedo más y aquí me quedo/y aquí me quedo.

El género humano y sus contradicciones piensa Eric.

-Le decían que eran de la manito que le habían cortado al bebé apenas nacido.

Cuando iba por la mitad del patio, y aunque ella sabía que la iban a matar, volteó la cabeza y se sonrió.

Le dio fuerzas para resistir

Eric se sienta ante el teclado de la computadora.

Escribe. El título: Huesos desnudos.

Las primeras líneas aparecen en la pantalla:

-Veo tus huesos desnudos.

Huesos perforados, delicadamente ordenados en una mesada.

Te miro y te reconozco.

Veo tus huesos desnudos, recorro tus miembros delgados, no quiero que tomes frío... entonces te arropo.

LA CIENCIA Y SUS MISERIAS

El arma más letal que contaron los familiares de las víctimas para llevar al banquillo de los acusados a los asesinos o las abuelas para rescatar a los nietos apropiados como botín de guerra ha sido el notable desarrollo de la biología molecular y en especial el ADN.

Este fue descubierto por los científicos Francis Crick y James Watson en el año 1953.

La posterior decodificación del mapa del genoma humano es considerada tan revolucionario como oportunamente fue la invención de la rueda, la teoría de la evolución de Darwin, la relatividad de Einstein o la teoría heliocéntrica de Copérnico.

Por el descubrimiento del ADN, el inglés Crick y el estadounidense Watson recibieron el premio Nobel en 1962.

Pero como las miserias humanas son intrínsecas al género humano, conviviendo con sus virtudes, inteligencia y heroísmo, Crick y Watson no reconocieron que su descubrimiento estaba basado en los aportes fundamentales de Rosalind Franklin, una biofísica inglesa.

HUESOS DESNUDOS

-el hueso está
escribiendo la palabra 'luchar' /
el hueso se
convirtió en un hueso que escribe.

Juan Gelman

El domingo 8 de agosto Gerardo Aranguren en el diario Tiempo Argentino escribió:

Los desprevenidos habitantes de Melincué recibieron ayer por la mañana a la caravana de autos y combis, que llevaron a los familiares de Yves Domergue y Cristina Cialceta Marull..

Acompañados por sus hijos Éric, Francois y Brigitte y seguidos por cámaras y periodistas, Jean Domergue, padre del joven francés que militaba en el ERP, rompió en llanto agradecido y contagioso al abrazar una a una a las personas que lograron mantener la memoria de su hijo sin siquiera conocerlo: la profesora Juliana Gagrandi, visiblemente emocionada, y sus alumnos del colegio Pablo Pizzurno quienes comenzaron a investigar el hecho en 2003; y Jorge Alberto Basuino, un empleado judicial que guardó el expediente sobre esos desconocidos.

-Son 34 años que esperamos este momento, es un gran dolor pero también un gran privilegio, señaló Brigitte Domergue, mientras su padre transmitía el profundo alivio de haber hallado los restos de su hijo.

En una placa que quedó en la entrada del cementerio local los familiares escribieron junto a la foto de los dos jóvenes: ¡Gracias Melincué por haberlos cuidado!

El embajador de Francia en la Argentina reivindicó el hecho como -un logro para encontrar la verdad, tanto en la Argentina como en Francia y dijo sentirse emocionado por la cadena de solidaridad que logró devolverles la identidad a los dos jóvenes.

Cuando le tocó hablar a Eric, con un nudo en la garganta dijo:

Estoy muy orgulloso de esta comunidad, por el acto que hicieron, pero sobre todo por lo que lograron: haber cuidado a estos dos jóvenes NN y haberles restituido su identidad, porque Melincué fue el factor fundamental.

Todo el mundo colaboró. Volveré a este pueblo ya sin tantos medios.

Las cenizas de los dos jóvenes fueron esparcidas en el Bosque de la Memoria de Rosario y los familiares plantaron dos árboles.


Los estudiantes que realizaron la investigación y que entonces tenían 17 años y hoy 24 fueron recibidos el 30 de julio por la presidenta de la nación Cristina Fernández.

Según la página digital Info Alternativa de Concordia:

Los chicos de Melincué se fueron parando, de a uno, y dándole su nombre y edad a la presidenta, Cristina Fernández, quien les quiso ver la cara, y escuchar.

Ahora sí. Eric siente que lo que quiere decir está maduro.

Lee lo poquito que hasta ese momento ha escrito:

HUESOS DESNUDOS.

-Veo tus huesos desnudos.

Huesos perforados, delicadamente ordenados en una mesada.

Te miro y te reconozco.

Veo tus huesos desnudos, recorro tus miembros delgados, no quiero que tomes frío... entonces te arropo.

Deja de leer y empieza a escribir rápido en el teclado de su computadora.

En la pantalla se puede leer:

-Te arropo con tu primer grito en una clínica de París a la hora de la siesta del verano del '54.

Te arropo con la sal del ancho mar que nos transportó a tierras desconocidas y argentinas.

Te arropo con la ascendencia que siempre te confirió ser el mayor de nueve hermanos.

Te arropo con aquel pulóver rojo igualito a mi pulóver rojo y al pulóver rojo de nuestra única hermana mujer tejido con incansables manos de madre.

Te arropo con el corte de flequillo recto y nuca tapada, especialidad paterna para tus hijos varones.

Te arropo de cowboy y de tus furibundos ataques con disparos de cebita, persiguiéndome entre los maltratados malvones del jardín.

Por fortuna, siempre corrí más ligero que vos.

Te arropo con tu camiseta blanca cruzada por una banda roja, disputando el mismo balón de cuero número cinco, yo con los colores de Boca bien pegados al pecho.

Te arropo de uniforme escolar, de monaguillo, de mochilero, de apasionado por los números, de inquieto estudiante universitario, de naciente militante revolucionario.

Te arropo con las canciones de Daniel Viglietti para juntos volver a entonar la cubana -Canción del elegido-, esa que dice -Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida.

Te arropo para nuestros encuentros furtivos cuando el país ya era una gran trampa y vos un clandestino más.

Te arropo con tu único saco rústico, azul, gastado, y con tu postrera y ojerosa sonrisa frente al objetivo en el invierno del '76.

Te arropo y vuelvo a devestirte de galante amante de Cristina, tu compañera.

Te arropo con los plomos que te apagaron y ahora se vuelven contra quienes te quisieron ocultar por siempre.

Te arropo con los yuyos y las moscas de Carreras, con la tierra de Melincué que abonaste con tu carne dolida, con las flores sobre tu tumba posadas por manos desconocidas para muertos desconocidos.

Te arropo con los guardapolvos blancos de niños y docentes empecinados en ponerles nombres a los habitantes más anónimos del paraje.

Te arropo con seis gotas de mi sangre para que tus huesos y mi plasma se fundan en un mismo e irrefutable ADN.

Te arropo con la mano amiga de quienes te encontraron, te desenterraron, te cuidaron, te devolvieron una identidad y una familia.

Te arropo, te vuelvo a desvestir y te llevo conmigo.

Hermano, amigo, compañero.

Partamos en busca de más huesos desnudos, que quedan tantos por hallar.

INTERNACIONAL / Marina se fue con Neves / Nota






El apoyo de la exministra de Medio Ambiente de Lula se concretó después de que Neves aceptara públicamente ayer algunas de sus exigencias, como la demarcación de tierras indígenas, la ampliación de la reforma agraria y el fin de la reelección de cargos en el Ejecutivo, entre otras. "Teniendo en cuenta los compromisos asumidos por Aécio Neves, declaro mi voto y mi apoyo a su candidatura", afirmó Silva, quien obtuvo 21,1 por ciento de los votos en las elecciones de la semana pasada (unos 22 millones de sufragios).

"Votaré con Aécio y lo apoyaré votando en estos compromisos, dando un crédito de confianza a la sinceridad de los propósitos del candidato y de su partido y, principalmente, entregando a la sociedad brasileña la tarea de exigir que sean cumplidos", expresó la exsenadora.


Neves, quien recibió casi 35 millones de sufragios, expresó en su misiva los puntos programáticos a los que se comprometía, entre los cuales hubo algunos que Silva catalogó como "cruciales". "El respeto a los valores democráticos, la ampliación de los espacios de ejercicio de la democracia y el rescate de las instituciones del Estado. La valorización de la diversidad sociocultural brasileña y el combate a toda de discriminación", precisó.

Una de los principales demandas de Silva que no fue contemplada en la carta compromiso de Neves se refiere a la reducción de la mayoría de edad penal, que el socialdemócrata apoya y la ex ministra rechaza. En su pronunciamiento, Silva aclaró, asimismo, que interpreta la carta de Neves como "una carta de compromiso con los brasileños, con la nación". "Rechazo cualquier interpretación de que sea dirigida a mí, en busca de apoyo", subrayó.

El apoyo de Silva a Neves sigue al partido que la postuló a la Presidencia, el Partido Socialista Brasileño (PSB), y su propia agrupación política, Red Sostenibilidad (Rede), que no pudo inscribirse a tiempo para disputar las presentes elecciones generales.


El respaldo formal de Silva al principal opositor del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) era esperable, pero puede resultar un golpe para las aspiraciones de reelección de Rousseff, quien según los dos sondeos de opinión publicados tras la primera ronda electoral está empatada técnicamente con su contrincante.

Según las encuestas de las consultoras privadas Datafolha e Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE), que tuvieron grandes desaciertos en sus pronósticos para la primera vuelta, Neves tendría el 46 por ciento de las intenciones de voto, frente al 44 por ciento de la mandataria. Ambos estudios manejan un margen de error de dos puntos porcentuales para más o para menos.

(Diario Página 12, domingo 12 de octubre de 2014)

CANCION / Zamba de lozano / Escribe: Manuel J. Castilla






“Es el poeta que menos murió al morir”, escribió Andrés Mendieta.

Mucho me costó hilvanar las palabras para tributar mi homenaje al “Barba” Castilla, ¡Oh…, sorpresa!, anotado en el Registro Civil, al igual que su acta bautismal como “Manuel José Castilla”, en el veintitrés aniversario de su desaparición física. Así como me produjo algunos inconvenientes para esbozar los pensamientos para volcarlos al papel -en este caso que me brotaban del corazón-, algo parecido se me presentó con respecto al título que debía aplicar a esta nota.

Recordé, tras mucho divagar, de una frase del célebre poeta, novelista y ensayista francés Guillaume Apollinaire, el seudónimo de Wilhelm Apollinaire de Kostrowitsky (1880-1918). “Es el poeta que menos murió al morir”

A este grande de las letras argentinas lo conocí desde que me vestían con pantalones cortos en el desaparecido diario “El Intransigente”, donde mi padre ocupaba la subdirección desde los veintidós años, secundándolo a David Michel Torino. Fui creciendo y siempre admirando a este ejemplar que interrumpía su teclear en la negra “Rémington” para acariciarse su barba y levantarse los cabellos que se le caían sobre la frente.


Cielo arriba de Jujuy
Camino a la puna me voy a cantar
Flores de los tolares
Bailan las cholitas el carnaval

En los ojos de las llamas
Se mira solita la luna de sal
Y están los remolinos
En los arenales dele bailar

Ramito de albahaca
Niña Yolanda dónde estará
atrás se quedo alumbrando
Su claridad
Flores de los tolares
Bailan las cholitas el carnaval

Jujeñita quién te vio
En la puna triste te vuelve a querer
Mi pena se va al aire
Y en el aire llora su padecer

Me voy yendo, volveré
Los tolares solos se han vuelto a quedar
Se quemará en tus ojos
Zamba enamorada del carnaval

Ramito de albahaca
Niña Yolanda dónde estará
atrás se quedo alumbrando
Su claridad
Vuelvo a las abajeñas
Ya mi caballito no puede más.

VIDEO / Cristina en el Día de la Industria






"La industrialización de la Argentina es una decisión de política pública". La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, afirmó hoy que la Argentina necesita empresarios con vocación nacional que inviertan en desarrollo y en tecnología", aseguró que la industrialización del país ha sido una decisión de política pública y anticipó posible autoabastecimiento energético.

Lo dijo al encabezar el acto en conmemoración del 73° Aniversario del Día de la industria Argentina, en Tecnópolis ante cerca de 3000 empresarios ante quienes volvió a requerir al sector automotriz que “vendan autos” y destacó el accionar de YPF, al expresar que "el combustible y la energía tienen que estar al servicio del desarrollo de la industria nacional" y desestimó que la exportación de energía resulte una prioridad.

“Industrializar es un acto de convicción del gobierno- sostuvo la mandataria que estuvo acompañada por todo su Gabinete- y remarcó que “apostamos a la industrialización de un país porque lo que se apunta esencialmente, es configurar con esto un modelo lo de sociedad y país en el que queremos vivir”. “Yo aspiro a vivir en una sociedad donde todos `puedan acceder a un trabajo digno y registrado”, agregó.

Cristina manifestó luego que todos los años hemos venido a esta cena en honor de la industria Argentina y hemos venido a reafirmar dos cosas fundamentales: a lograr una sociedad que tenga en todos la intención del progreso y unir esa vocación de progreso al trabajo”.

Añadió luego que para alcanzar esos logros “es necesario el capital, de los empresarios con vocación nacional, de los que inviertan en innovación en tecnología”. Puso de relieve en ese sentido que “tenemos el Conicet, hemos repatriado científicos, y les hemos dado nuevos laboratorios y una nueva infraestructura. Porque tomamos el gran desafío de unir la ciencia con el capital”, dijo.

Al respecto indicó que “por eso hemos trabajado y hoy estamos en 120 mil metros cuadrados para ciencia y tecnología para nuestros científicos y por supuesto creado el ministerio de Ciencia y Tecnología” en tanto hemos inaugurado 9 universidades públicas para que nuestros jóvenes puedan estudiar y estas contribuyen a este proyecto de industrialización”.

Más adelante la Presidenta se refirió a “Henry Ford quien decía que tenía que aumentarle sus salarios a los trabajadores porque si no, no le compraba sus autos. Tenemos que mantener el poder adquisitivo de nuestros trabajadores porque ellos son uno de los componentes de este modelo. Ellos sostienen la demanda interna. Y porqué insistimos en esto –se preguntó- porque cuando creamos nuestros productos de industria nacional estamos protegiéndonos de los vaivenes del ámbito internacional”.


ARGENTINA / Bossio: "Hay demanda de jubilarse" / Nota






"La moratoria está funcionando muy bien, más de 420.000 argentinos sacaron turno para iniciar el trámite, lo cual advierte que hay necesidad, hay demanda de jubilarse. Hay 110.000 que ya fueron atendidos y la primera liquidación sera en los próximos días, con más de 30.000 jubilados por este trámite", señaló Bossio en diálogo con Radio América.


Sobre las restricciones para acceder a la moratoria, sostuvo que "de cada 100, sólo 7 no pasan el socieconómico, pero no es que no se puedan jubilar, lo pueden hacer por la moratoria anterior, pero no con las facilidades de esta moratoria". Entre las restricciones se contempla que no se posean propiedades por un valor que supere los 730.000 pesos o consumos con tarjeta de crédito por más de 18.000 pesos por mes o se posea un vehículo de alta gama.

"Lo que puede ser es que AFIP infiera ingresos en negro muy altos, por el consumo con tarjeta de crédito. El sistema se estuvo ajustando por parte de AFIP y ANSES, lo que hicimos es restringir a familias de altos ingresos; la resolución está bien hecha", aseguró.


En tanto, acerca de las versiones periodísticas de la última semana, Bossio dijo que "la ANSES no interviene en el mercado cambiario" y agregó: "En el mercado de bonos nosotros somos tenedores de bonos y a veces compramos, vendemos conforme las necesidades de liquidez que tiene el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS)".

"Yo tengo una responsabilidad muy grande que es llevar adelante el ANSES, un organismo que todos los meses tiene que hacer 17 millones de pagos, mi tarea es ocuparme de lo que tiene que ver con el organismo", remarcó. Detalló que "lo venimos diciendo desde la creación del fondo, fuimos categóricos en el Congreso de la Nación, en los medios, nosotros no vendemos esos activos, son activos muy buenos y no tenemos ninguna necesidad ni exigencia de vender este tipo de activos".


"Son especulaciones y versiones periodísticas que lo único que hacen es poner en duda nuestra capacidad de sostener esos activos, pero la verdad es que tenemos una política muy clara tanto de participación en las empresas como de preservación del activo, en 5 años no hemos vendido una sola acción", afirmó Bossio. Explicó que el fondo ronda actualmente los 460.000 millones de pesos que "nos entregaron 80.000 millones las AFJP y aproximadamente el 10 por ciento son acciones de 43 empresas que suman 40.000 millones de pesos".

(Diario Página 12, domingo 12 de octubre de 2014)

ARGENTINA / Sin fecha de vencimiento / Escribe: Horacio Verbitsky






El Poder Ejecutivo procura una mayor homogeneidad interna y la expansión de derechos, en un movimiento que abarca desde la economía hasta las relaciones sociales. Ese es el sentido de la designación de Alejandro Vanoli como presidente y de Pedro Biscay como director del Banco Central; de la sanción del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación; de las nuevas leyes de defensa del consumidor y de regulación de la formación de precios dentro de las cadenas de valor; del anuncio de los proyectos de ley de despenalización de la tenencia de estupefacientes y prohibición de la publicidad de alcohol y fármacos y de la luz verde para el proyecto transversal de despenalización del aborto firmado por representantes de distintos bloques. Estas medidas testimonian la voluntad de profundizar un proyecto político tendido hacia el futuro, más allá de quiénes sean los elegidos en el próximo turno presidencial. La idea, señalada ayer en Atlanta por el Frente Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella (como antes por Máximo Kirchner y La Cámpora en Argentinos Juniors, Jorge Taiana y el Movimiento Evita en Ferro y una diversidad de organizaciones como el Frente Transversal, Kolina, Tupac Amaru y Miles en el Luna Park), es que el kirchnerismo llegó para quedarse como nueva identidad política popular. La magnitud de esas movilizaciones, que ninguna fuerza de oposición puede emparejar, da cuenta del sustento existente para ese propósito.


¿Qué códigos?

Tanto la eyección de Juan Carlos Fábrega como la identidad de quienes lo substituirán explican la tirria manifiesta del sistema financiero y de sus portavoces, que han elevado a Fábrega al altar de la santidad monetaria. El candidato sin votos Martín Redrado llamó cadete a Vanoli y para el diario Clarín la mera mención de las operaciones ilegales con divisas que realizaba el hermano del renunciante, Rubén Cleofás Fábrega, constituiría una extorsión que “quiebra los códigos” (sic). Hace un mes, Cristina ya había posado sobre Fábrega una crítica mirada que pocos entendieron. Al cerrar la reunión del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil dijo que el Banco Central entregó nada menos que 8000 millones de dólares para importaciones fantasma. Aclaró que no se refería a sobrefacturación ni subfacturación “sino a compras en el Mercado Unico Libre de Cambios”, explicó. “Gente que se hizo de los dólares pero las importaciones no ingresaron”. Es impensable que semejante maniobra pueda realizarse sin complicidad de la autoridad monetaria. Hasta su designación como director del Banco Central, Biscay coordinó el área de Fraude Económico y Bancario de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac). En octubre del año pasado, durante un allanamiento a una cueva del microcentro, el médico que la operaba, Christian Darío Montero, intentó sobornar a Biscay y al funcionario del Banco Central Gabriel Zanni para que no procedieran. “¿Cómo podemos arreglar? ¿Querés un palo verde? Te doy un palo verde. ¿Cuánta plata querés?”, le escuchó decir un testigo. Según declaró Biscay, Montero dijo espontáneamente que “durante la mañana los del Banco Central me avisaron que podía operar tranquilo”, y que “tenía códigos pero alguien los había roto. En el mercado todo tiene precio y la información cuesta”.


Desde la Comisión Nacional de Valores, el nuevo titular del Central impulsó una serie de investigaciones sobre el pasado y el presente, que ahora se proyectarán al futuro. Un documento elaborado bajo su conducción revela cómo durante la última dictadura la CNV fue una pieza decisiva de una maquinaria burocrático-criminal utilizada para perseguir, extorsionar, secuestrar, torturar y desaparecer a más de 130 empresarios, mientras grupos cívico-militares aprovechaban para rapiñar esas empresas. Vanoli destacó como paradigmático el caso de Papel Prensa. La nueva ley de mercado de capitales, apoyada en el Congreso también por partidos de la oposición, extendió y precisó las facultades de control de la CNV sobre las empresas que cotizan en bolsa. Uno de los casos que inspiraron esta regulación fue el de la oferta pública de las acciones del Grupo Clarín, cuya cotización se derrumbó en pocos días, a expensas de los jubilados que las compraron por decisión de su AFPJ. Las investigaciones de Biscay y del titular de la Procelac, Carlos Gonella, fueron mencionadas por CFK al describir la operación del contado con liqui que eleva en forma artificial el precio del dólar y presiona por una devaluación. Hace cuatro meses, Gonella y Biscay denunciaron por la corrida bancaria de enero de este año a directivos de la petrolera Shell y de los bancos Galicia, HSBC, Citi, Francés, Paribas, JPMorgan Chase y de la Provincia de Córdoba y expusieron la operatoria por la que elevaron en forma amañada la cotización del dólar ilegal, forzando la devaluación. En una causa contra el Banco Francés y los operadores Tomás Deane, Juan Alberto Estrada, Carlos Campo y Manuel Enrique Mansilla, describieron con detalle en qué consiste la maniobra, a la que consideran “un canal eficaz para la fuga de capitales”. Esas operaciones ficticias “no perseguían ninguna ganancia ni riesgo bursátil, puesto que cada compra de valores estaba asociada a una venta simultánea de aquellos”, cuando es obvio que “nadie invierte en títulos públicos para tenerlos en cartera durante 1 o 2 minutos, como realizaron los clientes del Banco Francés. Como inversión carece de todo sentido lógico”. Su objetivo real era permitir a sus clientes “ingresar o sacar divisas del país, eludiendo siempre al Mercado Único y Libre de Cambios”.


Sin relación

La sanción del Código Civil no tiene que ver con la visita al papa Francisco ni hay razones para vincular la proyectada despenalización del consumo de estupefacientes con George Soros. Ambos proyectos del Poder Ejecutivo contrarían los deseos de la Iglesia Católica, como dejaron en claro las declaraciones de su Comisión Ejecutiva sobre el nuevo Código y de la Pastoral de Villas del Arzobispado de Buenos Aires respecto de la tenencia de drogas. El Episcopado Católico celebró que se hubiera eliminado del nuevo Código la maternidad subrogada o alquiler de vientres y se reconociera el comienzo de la existencia de la persona desde la concepción. Pero lamentó la regulación de las técnicas de fecundación artificial y el supuesto “debilitamiento de la institución matrimonial” al eliminarse cualquier mención al sexo de los contrayentes y los adoptantes, lo cual para esa institución implica el “desconocimiento del derecho de los niños a un padre y una madre”. Por si quedara alguna duda, el perito designado por los obispos católicos para el seguimiento de la reforma, Juan Navarro Floria, deploró las cuestiones de derecho de familia que contiene, como la simplificación del trámite de divorcio por voluntad de una sola de las partes y sin necesidad de exponer causa y “la manipulación de embriones”. El Centro de Bioética, Persona y Familia de la Fundación Latina de Cultura entendió que el nuevo Código “se enmarca en una tendencia individualista que debilita los vínculos familiares en pos de la autonomía del individuo”, de modo que la familia “queda a merced del poder del Estado”. Su presidente, Nicolás Lafferriere, es el asesor en la materia del Episcopado Católico. Además de los rubros impugnados por la Comisión Ejecutiva, denunció que el artículo 59 permite una forma de eutanasia pasiva al ratificar lo dispuesto por la ley 26742 de muerte digna y permitir la renuncia a la alimentación y la hidratación; que permite “la dación anónima de gametos” y establece “la voluntad procreacional como criterio rector, en lo que constituye un giro individualista”. Queda así claro que el nuevo Código no interfiere con la ley de fertilización asistida, de 2013, y remite a una ley especial la protección del embrión no implantado. Esto descarta su condición de persona humana que reclamaba la entidad confesional. Si bien el artículo 20 del Código proclama que la existencia de la persona humana comienza con la concepción y no incluye la referencia del anteproyecto a la implantación del embrión en la mujer, el 21 especifica que los derechos y obligaciones “del concebido o implantado en la mujer” sólo se adquieren “si nace con vida”, ya que de otro modo “se considera que la persona nunca existió”, una fórmula similar a la que desde hace un siglo y medio contenía el Código de Vélez Sársfield. El riesgo es que la definición caso por caso vuelva a remitirse a los tribunales, donde el sector más conservador prevalece en el derecho privado. Hace dos años, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dijo en el caso “Artavia Murillo” que no correspondía “otorgar el estatus de persona al embrión”. El año pasado, durante las jornadas Nacionales de Derecho Civil la Comisión Nº 1 votó por mayoría que “el fallo Artavia Murillo no resulta aplicable a la Argentina”. Pero la jurisprudencia de la Corte Suprema argentina dice que los fallos de la Corte Interamericana sí son obligatorios. El nuevo Código tampoco es incompatible con la despenalización del aborto, como especificó la diputada Diana Conti, quien presidió la Comisión Bicameral que dictaminó sobre el proyecto de reforma. Más aún, la semana pasada el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo como derecho de toda mujer en las primeras doce semanas de la gestación fue incluido en el plan de trabajo de la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, pese a la oposición de su presidente, Patricia Bullrich. Firmado por 62 representantes de trece bloques, entre ellos 34 del Frente para la Victoria (incluida su presidente Juliana Di Tullio), tiene serias posibilidades de ser tratado. La presidente CFK no lo promoverá ni lo vetará. En un encuentro con parte del bloque, recordó que Néstor Kirchner y sus dos hijos estaban a favor, mientras ella y su nuera se oponían. Otras leyes especiales para subsanar ausencias del Código Civil, en las que el gobierno se comprometió a trabajar, se refieren a la función social de la propiedad, el acceso a la tierra para vivienda popular, el derecho al agua y la propiedad comunitaria aborigen. Como viene haciendo desde la reforma constitucional de 1949, la oposición en pleno, desde la derecha hasta la izquierda, se retiró del recinto, con aire de dignidad ofendida, y presentó un teatral recurso a la justicia, contra toda lógica y jurisprudencia. Su único argumento conceptual es que hubiera sido necesario mayor debate y consenso y no una aprobación express. Es difícil de sostener, cuando el proyecto se presentó hace dos años, recibió media sanción del Senado en noviembre pasado y se discutió en más de una docena de audiencias públicas con un millar y medio de expositores.

(Diario Página 12, domingo 5 de octubre de 2014)

ARGENTINA / De continuidades, cambios y moderaciones / Escribe: Edgardo Mocca






Los consultores de opinión afirman –sobre la base de sus encuestas, claro– la existencia de un estado de ánimo popular que le pide al próximo presidente una mezcla de “cambio” y de “continuidad”. Difícilmente esa combinación, supuestamente mayoritaria en la conciencia ciudadana, pudiera expresarse en un bloque político-social más o menos articulado porque es imposible saber, en semejante grado de abstracción, qué significa “continuidad y cambio”. ¿Continuidad de qué, cambio de qué? Hasta ahora ninguna de las empresas consultoras que sostienen este esquema se ha pronunciado al respecto.


Una probable reinterpretación del clima que las encuestas dicen reflejar sería que lo que “pide la gente” es una moderación de la política. Algo así como una tregua política en medio de tanta tensión. La política, sin embargo, no deja de transitar por el camino estrictamente opuesto; el Gobierno tensa y profundiza los conflictos y las oposiciones mediático-políticas radicalizan más aún su siempre sistemática oposición a cuanto haga, diga o sugiera el Gobierno. En el caso de las oposiciones, hay líderes que se indignan y prometen derogar leyes que su propio bloque legislativo aprobó en su momento. Ahora bien, las tensiones no son frutos de malentendidos ni de caprichos. El Gobierno ha elegido, ante el juego de pinzas entre extorsiones externas y amenazas incendiarias internas (el aviso de los “estallidos para diciembre” que hizo Barrionuevo, por ejemplo) la vía de asumir la intensidad del conflicto. Es interesante apuntar que es la primera vez en muchas décadas que un gobierno adopta ese camino como respuesta a la escalada desestabilizadora de los poderosos; no fue ese el camino que tomaron muchos gobiernos legítimamente electos, quienes consideraron que el camino frente a las extorsiones era la moderación y la negociación. Estuvieron dispuestos a retroceder respecto de un rumbo mayoritariamente votado, para cambiar el clima de guerra por otro de concordia o, por lo menos, de tregua. El final de esta historia es por demás conocido: los gobiernos se debilitan al abandonar el rumbo y los desestabilizadores consuman la ingobernabilidad y la apertura de un nuevo capítulo político. El actual gobierno de Cristina Kirchner transgredió esa norma; no se trata de negarse a cualquier negociación y de hecho estos últimos gobiernos abrieron varias órbitas de negociación con el mundo de las empresas poderosas –desde la reapertura de las paritarias hasta el plan precios cuidados y el Pro.Cre.Ar– aún en las condiciones en que las contrapartes, como se sigue viendo hoy en los supermercados, no se comporten demasiado pudorosamente ante los acuerdos que ellas mismas firman. Lo que se pretende evitar es que la negociación sea el nombre elegante de la capitulación. Es decir que implique el abandono de la propia mirada y su suplantación por la del otro.

Así parecen ser las cosas del lado del Gobierno. ¿Cómo se explica, en cambio, la furia un poco indiferenciadora que han exhibido en estos días quienes desde la política, los medios de comunicación y los centros del poder económico, resistieron cada uno de los pasos del Gobierno? Cuando dentro del vértigo que son las noticias de cada día, rescatamos la escena de una oposición que abandona el recinto sin discutir ni votar nada menos que el Código Civil y Comercial de la Nación, tomamos conciencia de la extraordinaria violencia simbólico-política que están practicando estos sectores. Entonces lo primero que nos viene a la mente es la sensación de que están cometiendo un error político: están abandonando el terreno de la moderación que las consultoras de opinión recogen en sus trabajos. Ahora bien, este supuesto error es el que las oposiciones políticamente organizadas están cometiendo desde hace ya varios años: la exitosa guerra sin cuartel de los tiempos de la Resolución 125 pasó a ser el modelo general de acción política para el bloque social y político que resiste el rumbo del país en los últimos años. Es un modelo sumamente efectivo en su potencialidad de daño, que en muchos casos –como en el del actual conflicto con los fondos buitre– no es solamente para las posiciones del Gobierno, sino para los intereses nacionales. Esa capacidad de daño entusiasma a los propulsores de las escaladas desestabilizadoras, pero tiene un límite político que se ha revelado de modo patente en los últimos cinco años: de esas escenas críticas no surge un liderazgo, un discurso, un proyecto capaz de galvanizar los ánimos y construir otra fórmula de gobierno. ¿Quiénes son los actores que construyen estas escenas? Son grupos económicos con influencia decisiva en el funcionamiento del mundo financiero, fuerzas políticas que pretenden montar sus proyectos futuros en ese ambiente de furia, sectores sociales altos y medios con capacidad de influir “hacia abajo” y, en un lugar central, los grandes medios de comunicación concentrados. Es una alianza heterogénea y con recursos sumamente distintos para capitalizar a su favor la situación. Todos los integrantes de esta coalición desean el surgimiento de una síntesis política capaz de ganar y gobernar en otra dirección. Sin embargo ese hecho no se produce.


En la práctica, el mencionado modus operandi no tiene una lógica ni una temporalidad político-electoral. Su formato lo acerca más a una escena de crisis de gobernabilidad y de ruptura institucional que a un proceso de acumulación capaz de rematar en una elección exitosa. Por otro lado, quienes tienen los máximos recursos para la construcción de estos climas, es decir los grandes medios de comunicación, manejan en buena medida sus tiempos y sus repertorios discursivos; no son un actor más sino quienes deciden sobre el peso de la acción en la escena política. Quien quiera profundizar en esta cuestión podría estudiar los cacerolazos desde el punto de vista de las consignas que en ellos predominaron; casi no había nada en los carteles que no hubiera estado antes en la tapa de los principales diarios y ocupado las pantallas durante veinticuatro horas al día. Todos los casos, todos los argumentos, todas las imágenes de esos diarios y esos canales estaban presentes como libreto de la música de las cacerolas.

Cuando se habla, entonces, de cambio y de continuidad o de moderación en las formas de la política no hay que perder de vista este contexto. Un contexto convulsivo, cargado de profecías apocalípticas que vienen repitiéndose hace muchos años sin que el paso del tiempo y el fracaso logre llevarlas al merecido olvido. Y ese contexto no es casual ni neutral. Corresponde a las formas en que un bloque político-social desplazado del poder procura recuperarlo. No están en la busca de un nuevo presidente o de un nuevo partido en el Gobierno, sino en la de asegurar condiciones para el regreso al ejercicio pleno del poder. ¿Cómo pensar políticamente desde aquí la cuestión de la continuidad y el cambio? Dejemos de lado que no existen la continuidad y el cambio absolutos, cualquier proceso de cambio tiene que convivir con la continuidad y toda continuidad tiene que hacer cambios si pretende proyectarse en el tiempo. La forma ideal de este reclamo encuestocéntrico es una fórmula que asegure la continuidad de las conquistas en un clima menos enervado; hay un candidato, Scioli, que ha enarbolado esta fórmula. En su caso le permite intentar una síntesis perfecta para conseguir lo que necesita. Para conservar fuertes lazos con el gobierno nacional y atraer, a la vez, a muchos críticos que lo ven como el camino para llegar a sus objetivos. Para tallar a la vez en el universo peronista y en sectores medios que no pertenecen a él. No se hará aquí ninguna evaluación moral de esa estrategia porque la moralidad no rige estos asuntos. Tampoco sobre el éxito que pueda tener y ni siquiera sobre qué actitud sería la mejor para quienes quieren continuar y profundizar el rumbo de los últimos años.


La pretensión a la que parece apuntar cierta interpretación del problema de la continuidad y el cambio parece ser la construcción de un amplio “centro” político, de una esfera plural en la que sin renunciar a ninguna conquista pueda perseverarse en esa línea, en otro contexto. A saber, en el contexto de una negociación en la que quienes hoy apuestan a la recuperación plenaria del poder acepten una versión más moderada de lo mismo que se ha venido haciendo en estos años. Habría que imaginarse cómo serían los términos de esa negociación y, sobre todo, la naturaleza de lo que se ofrecería a cambio. En otros terrenos, menos comprometidos con el actual estado de cosas, la fórmula podría ser “un neoliberalismo con rostro humano”, fórmula francamente horrorosa pero sugestiva. En cualquiera de sus variantes, esta fórmula desembocaría sin muchas vueltas en la ya conocida, y fracasada, teoría del derrame, en la que los sectores populares viven con las sobras –eso sí, cada vez mayores– de la acumulación en la cúspide.

Ese centro moderado, no conflictivo y más o menos neutral no existe más que como la retórica de la continuidad del timón político en manos de los sectores del poder concentrado. Dramáticamente lo comprobó la experiencia de la Alianza después de la brutal reconversión neoliberal de la economía en tiempos de Menem; la moderación de ese período solamente consistió en no cambiar nada y esperar que el incendio empezara. Por otra parte, la enunciación de una promesa de moderación no puede prosperar en medio de una práctica absolutamente antagónica en la que los verdaderos objetivos de cada uno aparecen claramente a la vista. Da la impresión de que vivimos una pulseada histórica de gran calibre y que la construcción de un clima de menor tensión vendrá –si es que viene– después de un resultado más o menos estable de esa pulseada.

(Diario Página 12, domingo 12 de octubre de 2014)

ARGENTINA / “Tita”, el tercer nanosatélite argentino, fue lanzado con éxito / Nota






El nanosatélite “Tita”, desarrollado por la empresa argentina Satellogic, fue lanzado ayer al espacio desde la ciudad rusa de Yasny y poco después alcanzó su posición orbital final, desde donde tomará imágenes durante tres años para censar la Tierra.

“Se lanzó a las cuatro y diez desde Yasny, un lanzamiento sin problemas. Ya lo escuchamos por primera vez, sobre Alemania”, informó el CEO de Satellogic, Emiliano Kargieman, y explicó que “Tita” fue lanzado en un cohete ruso en el que iban otros 30 satélites de distintos países.

“El satélite desplegó correctamente las antenas, se estabilizó y está funcionando perfectamente, ya bajando telemetría”, agregó Kargieman en diálogo con Télam.


El BugSat-1, más conocido como “Tita” -en honor a la actriz Tita Merello-, está diseñado para funcionar durante tres años y luego, por la órbita en la que está, “va a tardar unos años más en caer hasta alcanzar la atmósfera, donde se desintegrará”, según el especialista.

“Tita”, que pesa unos 25 kilos, está equipado con tres antenas y lleva una cámara para tomar fotos y videos en alta definición.

Su objetivo es censar la Tierra a través de imágenes, como parte de una constelación de nanosatélites que incluye a “Manolito” y “Capitán Beto”, lanzados en 2013, y a otros 15 que Satellogic planea lanzar durante el próximo año.

A diferencia de los anteriores, cuya construcción fue el fruto de una colaboración entre Satellogic y el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación, “Tita” es “un desarrollo de la empresa de manera completamente privada”, señaló Kargieman.

“Seguimos manteniendo una excelente relación con el Ministerio, que nos da apoyo en un montón de cosas, pero en este caso no tuvimos el apoyo económico que sí tuvimos para los dos del año pasado”, sostuvo.


De todas formas, Kargieman destacó que la empresa trabaja “de cerca” con el Sistema Científico Tecnológico Nacional.

“En este satélite hay trabajo hecho por la Comisión Nacional de Energía Atómica, por ejemplo, como los paneles solares. Y hay cargas sutiles desarrolladas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial”, explicó.

Satellogic es una empresa en la que trabajan unas 25 personas de forma directa, creada en Bariloche, aunque en este momento la mayor parte de su equipo está en Buenos Aires.

El proyecto nació en Bariloche “porque al principio empezamos incubándonos en una relación muy estrecha con Invap (la firma rionegrina de innovación tecnológica), durante nuestros primeros dos años. Ya desde mediados del año pasado, cuando terminamos el desarrollo del satélite que lanzamos en noviembre, mudamos la operación a Buenos Aires”, explicó el CEO.

En efecto, el 21 de noviembre pasado Satellogic puso en órbita a “Manolito”, un pequeño satélite de unos 2 kilos que implicó una inversión de cerca de 70 mil dólares en componentes y otros 130 mil en el lanzamiento (además del presupuesto dedicado al desarrollo de ingeniería).


Unos meses antes, en abril de 2013, “Capitán Beto” había sido el primer nanosatélite construido en Argentina en llegar a espacio.

Con sólo 20 centímetros de alto por 10 de lado, este satélite cuyo nombre homenajea a una canción de Luis Alberto Spinetta orbita la Tierra con tres equipos de estudio: una rueda de inercia (para controlar su actuación en el espacio), un startracker (saca fotos para establecer su posición) y una computadora para vigilar su navegación.

Estos pequeños satélites no están construidos con los clásicos métodos de la industria espacial sino que usan componentes de electrónica de consumo y se desarrollaron con técnicas de manufactura rápida.

Así, según Kargieman, es posible avanzar en la “democratización del acceso al espacio" ya que los costos permiten que se le abra la puerta a "más personas, aficionados, empresas, organismos, o laboratorios de investigación para que empiecen a construir tecnología espacial".

HISTORIA / …de amor en Melincué (primera parte) / Escribe: Hugo Presman






Eric Domergue sintió esa tarde que los últimos 34 años cayeron sobre su espalda.

Las últimas semanas habían condensado décadas de incertidumbre.

La certeza es el raro espacio en que la incógnita termina y la muerte se corporiza en forma de restos humanos.

Hacía décadas que sabía que su hermano había sido asesinado, pero la condición de desaparecido es una tortura que los asesinos, después de hacer desaparecer a la víctima, trasladan a los familiares directos como condena potenciada a dolor perpetuo.

Eric toma un papel y quiere escribirle una carta a su hermano Yves, secuestrado y desaparecido en los años de plomo cuando apenas tenía 22 años.

¿Vale la pena se pregunta?

En ese momento recuerda al filósofo Theodor Adorno quien tenía una duda similar: ¿era posible escribir poesía después de Auschwitz?

Era una pregunta retórica porque como era lógico se siguió escribiendo ficción y poesía.

La vida es una apuesta de notable fortaleza capaz de emerger de las mazmorras más inmundas del infierno.


De los campos de concentración, del horror y de la muerte planificada.

Eric mira la hoja en blanco.

No se le ocurre nada.

Nada digno de ese hermano querido y buscado que volvió como un montón de huesos. recuerda un poema de Juan Gelman: Ahora son pedacitos desparramados bajo todo el país/hojitas caídas del fervor/la esperanza/la fe/ pedacitos que fueron alegría/combate/ confianza en sueños/sueños/sueños/ sueños/ y los pedacitos rotos del sueño/¿se juntarán alguna vez?/¿se juntarán algún día/pedacitos?/ ¿Están diciendo que los enganchemos al tejido del sueño general? / ¿Están diciendo que soñemos mejor?/

Su memoria se sumerge en los vericuetos poblados de lágrimas y dolor.

El 5 de mayo tuvo las primeras noticias.

Pero fue en julio que el juez de Melincué Leandro Martín anunció que los estudios realizados demostraban, sin lugar a dudas, que los restos investigados correspondían a Ives Marie Alain Domergue y su compañera Cristina Cialceta Marull.

Una historia de amor, militancia y muerte.

En una geografía misteriosa, mucho más ignota si el nombre resuena en las anchas avenidas de París.

Ahí donde Jean Domergue, el padre de Eric, Yves y siete hermanos más, recibió la noticia y empezó a serle familiar el nombre de Melincué.

MELINCUÉ

Está ubicada al sur de la provincia de Santa Fe.

A pocos kilómetros de Alcorta, donde nació la Federación Agraria cuando los arrendatarios dieron su sonoro grito en 1912. A 107 kilómetros de Rosario, a 106 de Pergamino y a 68 kilómetros de Venado Tuerto y a poquitos kilómetros de Firmat.

Tiene una célebre laguna con seis islas naturales.

En 1933 se construyó en una de ellas un hotel unido a la costa por un espigón de 1.400 metros.

En su mejor momento el pueblo llegó a contar con una población de 7.000 habitantes.

Pero la laguna desbordó y cubrió al hotel y la mayor parte del pueblo bajo dos metros de agua.

En el 2005, Melincué contaba con apenas 2.400 habitantes.

Pero en el 2006, una millonaria obra que incluyó un canal aliviador y una estación de bombeo devolvió la laguna a su cota histórica y empezó un lento retorno a su esplendor turístico.

Ahí los pibes de la escuela número 425 y la docente Juliana Cagrandi iniciaron en el año 2003 un trabajo de investigación recogiendo los relatos orales, leyendo el expediente.

Cuanto le comentaron a sus familiares empezaron a aparecer otras puntas: una de las estudiantes era nieta del comisario que encontró los cuerpos, otras tenían tías que militaban en la juventud peronista y le llevaban flores a las tumbas NN del cementerio.

El periodista Jorge Cadús quien vive en Alcorta tiene un trabajo minucioso sobre el tema donde se puede leer: -Desde las aulas, los pibes y pibas de Melincué reunieron información alrededor de la causa sobre el hallazgo de los cuerpos de la pareja de jóvenes asesinados en septiembre de 1976 y entregaron el informe a Estela de Carlotto en su paso por la ciudad de Firmat como representante de Abuelas de Plaza de Mayo.

Un ex empleado judicial Jorge Basuino, había preservado el expediente- que en rigor reunía parte de la historia oral de la localidad- a través del tiempo

Es interesante señalar lo que los alumnos escribieron explicando los motivos de su trabajo: -Reconociendo que somos parte de esta sociedad, y por lo tanto sólo tendremos una patria digna y justa si nos involucramos en sus problemas, es que decidimos hacer una pequeña colaboración con ustedes a través de la entrega de estos datos.

Como jóvenes, no queremos que vuelvan estas tragedias, Nunca Más, y así poder vivir en Democracia, donde se nos respete y nos protejan, para sentirnos orgullosos.

En el 2008, los antecedentes se presentaron ante la Secretaria de Derechos Humanos de Santa Fe.


LA HISTORIA

El 26 de septiembre de 1976 fueron encontrados dos cuerpos al costado de la ruta provincial número 177 a escasos cinco kilómetros de la localidad de Carreras, en un campo de propiedad de Agustín Buitrón.

Según el periodista Jorge Cadús: -En el expediente, tramitado en el Juzgado de Instrucción de Melincué, el hombre, de alrededor de 22 años -vestía un pantalón común, una polera marrón tipo banlon y un saco.

La mujer estaba semidesnuda.

Ambos tenían señales de haber sido torturados y quemados y cada uno de ellos tenía la marca hecha con una itaka cerca del ojo derecho.

Yves Domergue había nacido en París.

Era hijo de un matrimonio francés que se radicó en la Argentina durante quince años, entre 1959 y 1974.

Cuando sus padres y 7 hermanos regresaron a Francia, Yves y Eric decidieron que su patria era la Argentina.

Al momento de su desaparición militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores y estudiaba Ingeniería en la UBA.

La actividad política lo hacía recorrer el país y en uno de sus viajes a Rosario conoció a Cristina Cialceta Marull, quien a diferencia de Yves era hija única de argentinos que estuvieron radicados en Méjico, por lo que a Cristina se la conocía como la mejicana, también militaba en el PRT y vivía con su madre en Rosario.

Yves y Cristina vivieron un apasionado romance donde el amor y la militancia se interrelacionaban.

Los encuentros de los hermanos eran furtivos en esos años de plomo, donde como dice Mario Benedetti: Si cada hora viene con su muerte / si el tiempo es una cueva de ladrones / los aires ya no son los buenos aires / la vida nada más que un blanco móvil.

Hasta que un día Yves faltó a la cita.

Eric lo buscó en los diversos lugares donde se habían encontrado hasta que decidió hacer la denuncia y partir al exilio.

El padre de Yves viajó a Buenos Aires y presidió la Asociación de Familiares y Amigos de Franceses desaparecidos con sede en París.

LA ARGENTINA DE LOS AÑOS DE PLOMO

El poder económico es brutal en nuestro país.

Capaz de instrumentar el terrorismo de estado para reemplazar el modelo de sustitución de importaciones por el de rentabilidad financiera.

Mientras intenta escribir la carta a su hermano asesinado, los ojos de Eric se detienen en la página 15 de Clarín del domingo 8 de agosto del 2010, el día que su hermano Yves hubiera cumplido 54 años.

El acostumbramiento al hecho excepcional de que se juzguen a los criminales de delitos de lesa humanidad no debería anestesiar la llama de la indignación y el repudio.

Con el tiempo lo excepcional deviene en rutinario y el horror pierde trascendencia.

Eric Domergue lee el informe de la periodista Marta Platía: -Nada es lo mismo cuando una testigo mujer aparece en la escena del juicio.

Luego de los reconocimientos de rigor, la mayoría de los represores piden al juez ejercer su derecho de pasar a una sala contigua y observar por un circuito cerrado de televisión.

Y tienen porqué.

A diferencia de los hombres, las ex detenidas les enrostran dolores y delitos.

Como hizo la líder docente Soledad García ante el mismísimo Jorge Rafael Videla: -Los desaparecidos no eran una entelequia- como él declaró en 1977- tenían vida y ustedes se la quitaron.

O Stella Grafeuille (cuando cayó presa tenía sólo 17 años) quien en la audiencia del miércoles (4/8/2010) se paró frente al represor Enrique

Mones Ruiz, y le obligó: -¡Míreme por favor! cuando el reo se empeñaba en mantener la cabeza baja y la cara semioculta.

No debe ser fácil enfrentarlas, ni aún quienes parecen convencidos y no expresan - o demuestran- arrepentimiento.

(sigue en la edición de mañana)

Image Hosted by ImageShack.us